Enotest – Marcelo Miras

Marcelo Miras es, en mi opinión basada en mi experiencia empírica, el enólogo más destacado de los que trabajan en Patagonia: quizá tenga rivales en algunas bodegas muy chic pero como sus muestras no me llegan cada año, no puedo afirmarlo. Sé que es un maestro del Merlot, un creador de vinos audaces y también de grandes clásicos, además de un gran conocedor de esos terruños australes.

 

 

¿Dónde y cuándo naciste?

Nací en San Rafael, Mendoza, un 11 de Abril de 1963.

 

¿Tu familia estaba vinculada a vitivinicultura?

Si, mis abuelos, tanto paterno como materno, eran viñateros minifundistas en Cañada Seca, San Rafael, Mendoza.

 

¿A qué edad decidiste estudiar enología y cuál fue tu formación?

Desde niño al estar en contacto con los viñedos de mis abuelos y tíos, siempre me gusto la viña, al terminar mi primaria, ya sabía que quería estudiar y así hice mi secundario en la Escuela de Bachillerato Técnico Agrario “Pascual Iaccarini” de San Rafael, donde me recibí de Técnico Agrario-Enólogo y continúe mis estudios universitarios en la Facultad Tecnológica de Enología y de Industria Frutihortícola “Don Bosco”, dependiente (por ese entonces) de la Universidad “Juan Agustín Maza”, donde me recibí de Licenciado en Enología e Industria Frutihortícola.

 

¿Tuviste algún maestro fundamental en tu carrera?

Mi maestro fundamental en enología, fue el querido Don Raúl de la Mota, con quien compartí 12 años en la bodega Humberto Canale, bajo su asesoramiento. Luego en Bodega del Fin del Mundo trabajamos codo a codo con el amigo Michel Rolland, de quien también aprendí, también algunas cosas de la enología.

  

¿Cuándo comenzaste a probar y beber vino?

Comencé a probar y beber vinos desde niño, en casa mis padres nos daban en aquella época un poquito de vino rebajado con agua o soda.

 

¿Cuál fue tu primer trabajo como enólogo?

Comencé a trabajar como enólogo en el año 1984 en “Vitivinícola Vidaña” una bodega que estaba en Guaymallén, Mendoza.

 

¿Cuál fue tu primer vino?

Un Chenin, vino blanco de exquisita acidez.

 

¿Cuántas cosechas realizaste hasta hoy?

Más de 30 cosechas.

 

¿En qué bodegas trabajaste y en cuál trabajas actualmente?

Actualmente trabajo en Bodega Miras, emprendimiento familiar. Trabajé en Vitivinícola Vidaña (Mendoza), Establecimiento Humberto Canale (Río Negro) y Bodega del Fin del Mundo (Neuquén).

Asesoré y asesor a varias bodegas en Patagonia: Agrestis, Chacras del Sol, Bodega Océano, Patagonian Valley, Barda Norte, Secreto Patagónico, Antigua Bodega Patagónica, Del Río Elorza, Fincas del Limay

En todas estas bodegas hice el inicio y desarrollo técnico de las mismas, en algunas sigo asesorando. También Emilce Notaro y J. Sgrablich.Y en Mendoza, Armando P. Ciambella y Vicente Aragona.

 

¿Trabajaste como enólogo en otros países?

Hice algunas pasantías en Francia y luego acompañé tres elaboraciones en Armenia.

 

¿Cuál fue el primer vino de tu creación?

El que hice en mi casa con la uva criolla del parral a los 14 o 15 años, no recuerdo con precisión.

 

¿Preferís elaborar vinos tintos, blancos, rosados, tardíos o espumantes?

He tenido la gran posibilidad de elaborar todos los vinos mencionados, en distintas variedades y estilos, si bien no tengo ninguna preferencia, creo que es un gran desafío hacer vinos blancos, “Grandes Vinos Blancos”.

 

¿Cuál es tu cepa favorita?

Tengo varias cepas favoritas: Semillon, Pinot Noir, Merlot, Malbec, entre otras.

 

¿Hay alguna cepa que no te guste o convenza?

Pienso que todas tienen algo para dar y expresar.

 

¿Te sucede soñar con el vino? ¿Tuviste algún sueño con vinos que se pueda contar?

Tuve un gran sueño: tener mi propia bodega familiar, hoy es una realidad…

 

¿De tus vinos, hay alguno al que tengas particular cariño?

A todos los vinos les pongo el mismo cariño, hay variedades como Semillon y Pinot Noir que son las que más me gustan elaborar.

 

¿Hay algún vino ajeno que te hubiera gustado hacer?

Los vinos ajenos me gusta beberlos, otros lo hicieron por mí.

 

¿Qué es lo que te gustaría hacer en materia de vinos y todavía no hiciste?

Vinos para que beban mis nietos, bisnietos y los descendientes de estos. Vinos con una “Gran, “Gran Guarda”.

 

¿Qué pensás de los vinos tintos “secos” con mucho azúcar residual?

Que no son “secos”, eso pienso, además de ser un engaño para los consumidores.

 

¿Cómo definirías a la enología? ¿Cuánto tiene de arte y cuánto de técnica?

La enología es una ciencia-arte.  Por un lado abarca varias ramas de la ciencia, química, orgánica e inorgánica, física, matemática, biología, entre otras y por otro es un arte donde cada persona que elabora vinos, le pone su impronta y de ahí lo maravilloso de esta bebida, “arte que se bebe”.  

 

¿Cuál fue tu mayor frustración como enólogo?

Espero no tener…

 

¿Y cuál fue tu mayor satisfacción?

Hacer vinos con mi familia para nuestra bodega.

 

¿Alguna otra cosa que quieras agregar?

Vino: bebida infinita de placer, única e irrepetible.

Disfrutar con la familia y los amigos en agradables momentos. Salud!!!

 

 

Foto créditos: fotógrafa Flor Zitti para Gourmahue.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *