Las Guías Austral Spectator de Vinos de Argentina

En la segunda época editorial de la Guía Austral Spectator hubo cuatro ediciones: 2007, 2008, 2009 y 2010. Lía Pichon Riviere se separó de la sociedad en 2007 y seguí con Antonio hasta 2010. El método de trabajo fue siempre el mismo: catas a ciegas con sommelier y no menos de cinco catadores, pagos. Y la cata final de los cien mejores vinos con no menos de doce catadores.

 

Las primeras ediciones (hasta 2006, primera donde caté sistemáticamente) las catas fueron en la Escuela Argentina de Sommeliers, primero en su sede de Arenales y luego en Maipú. Por razones logísticas tuvimos que mudarnos ya que el movimiento de muestras en pleno centro era caro y complejo. Catamos al menos tres ediciones en la Escuela Argentina de Vinos en calle Gorostiaga, que era más cómoda para nuestra tarea pero también terminó siendo difícil para estacionar, descargar y cargar cajas de muestras.

La edición 2007, tapa verde y 236 páginas, contuvo 1.126 vinos de 185 productores y 53 vinos Top. Además de los capítulos regionales, en la guía publiqué la nota Los aromas y sabores del vino.

En la edición 2008, tapa plateada y 272 páginas, catamos más de 1.200 vinos de más de 200 productores. Por primera vez catamos a ciegas a muestras guardadas desde cuatro años antes. Esa experiencia (que nadie había hecho en Argentina) la describí en la nota Los Grandes Vinos, 4 años después.

La edición 2009 (tapa negra, 272 páginas) fue de 1.180 vinos catados de 214 productores con 69 vinos Top. En ese libro publiqué la nota Vino y filosofía. También me divertí mucho haciendo catar a ciegas mis tres cosechas de vino Barrancas del Cazador.

La edición 2010 (tapa cielo argentino, 376 páginas) fue la primera impresa no a dos sino a cuatro colores. Los catadores probamos 1.060 muestras de 229 productores y elegimos los 66 Top. Por razones de Bicentenario, incluí una No tan breve historia del vino argentino que es para quienes gustan leer largo y tendido.

No hubo edición 2011 porque dediqué todo un año a ayudar a concebir, además de viajar y escribir los cinco volúmenes de las Guías YPF.

Hubo una tercera época editorial: las ediciones 2012 (Granica, 1000 vinos, 296 páginas) y 2013 (Planeta, 1000 vinos, 350 páginas) que hice junto a Joaquín Hidalgo y Alejandro Iglesias en un formato distinto, más “juvenil y decontracturado”). Esas dos campañas de cata a ciegas en trío las hicimos en el rincón del restó del Museo Evita, donde también hicimos las catas finales con al menos una docena de catadores. Haciendo click en la imagen de las tapas se las puede comprar a través de Granica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *